Sobre la Iniciación basada en el Cristianismo Esotérico



Sobre la Iniciación basada en el Cristianismo Esotérico

http://groups.google.com/group/secreto-masonico
Tomado de la historia bíblica del "Templo en el Desierto", y
trataremos de interpretarlo desde el punto de vista Masón- Puede
parecer a los que no han estudiado nuestras enseñanzas que una
interpretación es tan válida y tan digna de crédito como otra, pero
una nueva consideración del asunto puede originar una opinión algo
distinta. San Pedro dice en su segunda epístola, capítulo primero,
versículo 20: "Sabed en primer lugar, que ninguna profecía de las
Escrituras puede ser objeto de una interpretación particular." En
nuestra vida diaria admitimos que, si nuestra opinión sobre cualquier
asunto ha de ser considerada como de algún valor, debe estar
fundamentada sobre cierta cantidad de conocimientos respecto al
asunto. El testimonio de testigos en un tribunal de justicia está
basado sobre este mismo principio. Si una persona bien calificada por
sus estudios o su experiencia emite una opinión sobre un asunto
determinado, se la escucha con respeto y consideración. Debiera ser lo
mismo con aquel que interpreta las santas Escrituras.

Ya hemos mencionado que San Pedro dice que las Escrituras no son de
interpretación privada. Los católicos romanos han venido afirmando
desde hace muchos siglos (y han sido censurados por hacerlo) que ellos
constituyen una autoridad para interpretar las Escrituras. Hay algún
fundamento en esta afirmación, porque todos los Papas que ha habido en
el Vaticano, con una sola excepción, han tenido su vista espiritual
desarrollada. No queremos proclamar que los Papas han manejado su
poder con sabiduría, pero de todos modos no han sido unos directores
ciegos conduciendo a otros ciegos. San Pedro se hace a sí mismo
semejante atribución diciendo: "No hemos contado fábulas de libre
invención cuando os hemos revelado a vosotros el poder y la venida de
nuestro Señor Jesucristo, sino que hemos sido testigos oculares de Su
Majestad." (II San Pedro, 1-16) ¿No he visto yo a Jesucristo Nuestro
Señor?", dice San Pablo en el capítulo 9 de la primera epístola a los
corintios y en el versículo primero.

Hay, por consiguiente, un fundamento para sus escritos y sus
enseñanzas, y este fundamento es el que ellos han visto y han oído.
Podríamos ir más lejos aún y demostrar que los que estaban asociados
con Cristo cuando El estaba en la Tierra, tenían también vista
espiritual. Fueron llevados al Monte de la Iniciación, donde vieron a
Moisés y a Elías, que habían muerto los dos hacía mucho tiempo y no
estaban por lo tanto en el mundo físico. Sin embargo, ellos les
vieron, y además vieron y oyeron cosas de las que no pudieron hablar.
Por consiguiente, por el desarrollo del sexto sentido, del sentido
espiritual, ellos tenían un fundamento para su enseñanza. Estaban
capacitados para interpretar la enseñanza que les fue dada y cuya
prueba se les había demostrado. En la Fraternidad Rosacruz no creemos
que el poder de la vista espiritual se dé solamente a unos pocos, sino
que es una facultad que debe ser adquirida por todos los seres humanos
en el curso de su desarrollo espiritual. Algún día tendremos todos
vista espiritual y entonces veremos que las cosas arriba mencionadas
son verdad.

Hay alguno entre nosotros que han desarrollado ya la vista espiritual,
y por este desarrollo han adquirido la facultad de mirar detrás del
velo, de leer en la Memoria de la Naturaleza, y de encontrar allí,
reflejadas desde un mundo superior, las causas que han producido
nuestra civilización actual. Algunos pueden también leer en el
porvenir y así conocer la labor futura de la evolución. Las santas
Escrituras no han sido estudiadas por el autor e interpretadas según
su entendimiento personal, sino que esta información es el resultado
de una comprensión obtenida por medios de la visión espiritual. En
primer lugar hay que comprender, como queda dicho previamente al
hablar de los misterios cristianos, que los cuatro Evangelios no son
solamente relatos de la vida de un solo individuo, escritos por cuatro
personas diferentes, sino que son símbolos de distintas iniciaciones.
San Pablo dice: "Hasta que Cristo se forme en vosotros." Cada uno
atravesará algún día los cuatro períodos descritos en los cuatro
Evangelios, porque cada uno está desarrollando el espíritu de Cristo
en su interior. Y al decir esto de los cuatro Evangelios, podemos
aplicarlo también a una gran parte del Antiguo Testamento, porque es
un libro maravilloso de ocultismo. Cuando recogemos patatas, no
esperamos encontrar sólo patatas y ninguna tierra; tampoco debemos
esperar al ahondar en el libro que llamamos la Biblia, que cada
palabra sea una verdad oculta, porque como debe haber tierra entre las
patatas, así también debe haber escoria entre las verdades, ocultas de
la Biblia. Los cuatro Evangelios fueron escritos de tal manera que
sólo aquellos que tienen el derecho de saber puedan descubrir el
verdadero significado y comprender los hechos subyacentes. Así,
igualmente, en el Antiguo Testamento encontramos grandes verdades
ocultas que se transforman en lúcidas el día que podemos mirar detrás
del velo.

Hay muchos actualmente que tienen que renunciar a la vista oculta con
el fin de dominar las condiciones de la evolución material y así
perfectamente para obtener éxito en el mundo material. Pero nosotros
los del mundo occidental estamos ahora sobre el arco oculto; estamos
en la orilla del mar oculto, donde individualmente recogeremos las
perlas del saber que han estado escondidas por la materia que nos ha
cegado. Ahora vamos a discutir una forma de iniciación descrita en una
parte de la Biblia, relatando el viaje del hombre desde la arcilla
hasta Dios. Al abrir la colección de Escrituras llamadas la Biblia
vemos que empiezan con cinco libros, los cuales son comúnmente
llamados los Libros de Moisés. En ellos se relata la emigración de un
llamado "pueblo escogido", desde Egipto a un país prometido, y cómo
pasaron por el agua llamada "Mar Rojo", conducidos de un modo llamado
sobrenatural; después de largos años, y después de haber perecido
muchos de los que habían iniciado aquella emigración, llegaron
finalmente al país prometido. Y sin embargo, San Pablo en su epístola
a los hebreos habla de aquel pacto como no habiendo podido ser
cumplido, porque aquello que hubiera debido cumplirse, fracasó. Esto
es exacto. Cuando hacemos una ley, queda siempre un medio para
quebrantarla, y por esta razón es imposible que la ley pueda
salvarnos.

Hubo un tiempo, cuando la humanidad estaba en un estado tal que era
imposible guiarla sin la ley, ley que indicaba en todos los casos lo
que ellos debían hacer y lo que no debían hacer en cada caso que se
les presentaba. Era, por consiguiente, la misión de su caudillo darles
tales leyes, y éstas fueron incorporadas en los cinco Libros de
Moisés. Históricamente hablando, los israelitas fueron un pueblo que
no emigró de Egipto a Palestina, sino que fue llevado por sus
gobernantes desde la hundida Atlántida, donde la humedad condensada de
la atmósfera provocó inundaciones que hicieron el país inhabitable, a
la parte central de Asia. Estos hombres y mujeres habían sido
seleccionados como núcleo de una raza escogida, y desde entonces se
han convertido en lo que se llama hoy raza aria. Aparte de esta
interpretación histórica hay en este relato una gran lección
espiritual, particularmente aquella parte del relato que estamos
considerando aquí.

En el "Concepto Rosacruz del Cosmos" hay una ilustración representando
a dos hombres en la esquina de una calle y el uno derriba de un golpe
al otro. Un observador podría decir que un pensamiento de cólera
derribó a aquel hombre. Otro diría lo contrario declarando haber visto
el brazo levantado y un golpe asestado en la cara de aquel hombre,
ocasionando su caída. Esta última versión es verdadera, pero también
hubo un pensamiento y el brazo no sería más que un instrumento
irresponsable. Es el pensamiento el que lo mueve todo, y cuando
miramos el lado escondido u oculto de los efectos, obtenemos una
concepción mucho más profunda de las causas. Desde este punto de vista
hablaremos del Templo en el Desierto. En nuestra Biblia hay una
descripción de los primeros habitantes de la Tierra. Son llamados Adán
y Eva; pero debidamente interpretado esto significa la raza humana, la
cual gradualmente se arrogó el poder de la procreación y de este modo
se convirtieron los espíritus humanos en agentes libres. De este modo
la humanidad recibió una libertad y se la hizo responsable ante la Ley
de Consecuencia, porque se había arrogado el poder de crear nuevos
cuerpos; quedando entonces separada del Árbol de la Vida y del estado
que hoy conocemos como etéreo.

Cuando se nos dice que tenemos un cuerpo vital hecho de éter y que
éste es el árbol de la vida para cada uno, y que nos facilita la
vitalidad, gracias a la cual podemos mover el cuerpo, entonces podemos
comprender por qué el poder de crearnos de nuevo y regenerarnos nos
fue quitado por recelo de que acaso no aprendiésemos la manera de
vitalizar el cuerpo denso imperfecto; y también vemos el por qué,
según dice la Biblia, se colocaron querubines en la entrada del Jardín
del Edén con espadas de fuego para guardar aquella región. Este relato
se hace al principio de la Biblia; pero al final del libro, en la
Revelación, se nos habla de una ciudad donde reina la paz entre sus
habitantes. Dos ciudades son mencionadas en la Biblia; una la de
Babilonia, ciudad de tristeza y de tribulación, donde se inició la
confusión, donde los hombres quedaron por primera vez apartados los
unos de los otros; donde ceso la fraternidad; y después se describe
otra ciudad, una Nueva Jerusalén, en la cual habrá paz. También se nos
dice en la Revelación que en esta Nueva Jerusalén está el Árbol de la
Vida, simbolizando el poder de nuestra generación, por el cual
volveremos a tener aquella salud y belleza que ahora nos falta. Este
poder nos fue quitado por nuestro bien. No fue hecho maliciosamente
para que el hombre sufriera penas y dolores, sino porque sólo mediante
repetidas existencias en un cuerpo inferior nos sería posible aprender
a construirnos un vehículo que tuviese la capacidad de inmortalizarse.
El hombre descendió gradualmente del estado etéreo hasta su actual
condición sólida. El podía morar en aquel estado etéreo tan fácilmente
como puede habitar actualmente en los tres elementos del mundo físico.

En el pasado estado etéreo estaba en contacto interno con las
corrientes de la vida, con las cuales estamos ahora en contacto
inconsciente. El era entonces capaz de centralizar la energía del Sol
en su cuerpo y de hacerla entrar de un modo distinto del empleado
actualmente. Este poder le fue quitado gradualmente cuando entró en el
estado más sólido de la época presente. Entonces empezó la
peregrinación por el desierto, un desierto de espacio y materia; y
continuaremos caminando de este modo hasta que volvamos a entrar en la
región etérea de un modo consciente -aquella región o reino llamado el
Nuevo Cielo y la Nueva Tierra, donde imperara la justicia y habrá
desaparecido el pecado. Actualmente estamos aún caminando por el
desierto del espacio, como lo comprenderemos si estudiamos la Biblia
sin discernimiento. No la versión inglesa, por supuesto, como fue
preparada por los traductores que fueron impelidos por un edicto del
rey Jacobo, instruyéndoles de modo que no tradujesen aquello que
podría alterar de algún modo las creencias existentes en aquella
época. Lo primero que aprendemos desde el punto de vista oculto
respecto al templo construido en el desierto, es que Moisés fue
llamado sobre la montaña y allí le fueron enseñados ciertos
proyectos.

En el Concepto Rosacruz del Cosmos habremos leído que en el mundo
celestial hay cuadros de proyectos-arquetipos. En la lengua griega
existe la palabra "apxn", que significa "en el principio", esto es, el
comienzo. El Cristo dijo de Sí mismo, o, mejor dicho, el iniciado que
comprende Su divinidad dice: "Soy el principio (apxn) y el fin." En
aquella palabra "principio" (apxn) hay el núcleo de todo lo que
tenemos aquí. En el templo había un arca que estaba dispuesta de tal
modo que los palos no podían o no debían ser quitados de ella,
debiendo aquellos palos, durante toda la caminata por el desierto,
permanecer en su sitio. Nunca fueron quitados hasta que el arca fue
introducida en el templo de Salomón. Aquí se nos enseña que cierto
símbolo, un arquetipo, algo que viene desde el principio, está hecho
de tal manera que puede ser impelido en cualquier momento hacia
adelante. En aquella arca estaba el núcleo alrededor del cual se
concentraba todo lo que había en el templo. Allí estaba la vara mágica
de Aarón, el vaso con el maná y las dos tablas de la ley. Hemos
descrito un símbolo perfecto de lo que el hombre es realmente, porque
mientras esté caminando por este valle de la materia y viajando
constantemente de un sitio a otro, los palos no serán quitados nunca
por ninguna razón. No se quitarán hasta que el hombre llegue a aquel
estado simbolizado en la Revelación donde se dice: "A aquel que salga
vencedor le convertiré en un pilar del templo de mi Dios, y no saldrá
más de allí." Durante todo el tiempo transcurrido desde el momento en
que el hombre comenzó su pasaje por la materia, ha tenido. este
espíritu de peregrinación. No se queda nunca estacionario.
Constantemente se levantaba el templo y el arca era llevada más
adelante a un nuevo lugar.

Asimismo, el hombre es llevado de un lugar a otro y de unas
condiciones y ambientes a otros. No es una caminata sin finalidad,
porque su meta es la tierra prometida, la Nueva Jerusalén, donde habrá
paz. Pero mientras el hombre esté en esta caminata debe saber que no
tendrá descanso ni paz en ella. Esto es el resultado del
quebrantamiento de la ley que el hombre ha perpetrado en cierto modo.
En el principio no fue decidido que nosotros hubiésemos de pasar por
una evolución como ésta, por semejante valle de lágrimas por el cual
hemos pasado y estamos aún pasando. Se nos dice que la fuerza creadora
latente en nosotros anteriormente y la cual estamos empezando a usar
constructivamente, fue usada entonces por nosotros bajo la dirección
de los ángeles, que cuidaban de que la procreación fuera llevada a
cabo en momentos en que las condiciones planetarias fueran favorables.
Entonces el parto era sin dolor. Todo era bueno en la Tierra. El Señor
lo había hecho todo con esta cualidad. Pero vino un tiempo en el que
los espíritus de Lucifer, que conocemos cómo los rezagados de la
evolución de los ángeles, necesitaban un cerebro a fin de que pudiesen
funcionar en el mundo físico. Por esta razón ellos nos enseñaron cómo
poder usar nuestra fuerza creadora de una manera independiente de la
dirección de los ángeles, de modo que, cuando un cuerpo tenía que ser
arrojado a la muerte, como debía hacerse cuando se inutilizara, seria
posible para el ser humano crear otro cuerpo. Así tenemos estas dos
clases actuando en distintas partes del cuerpo: los espíritus de
Lucifer, que desde entonces han actuado sobre nosotros por medio de la
espina dorsal y el cerebro, y los ángeles que tienen a su cargo la
facultad de propagación, en cuanto ésta no se interpone a nuestra
propia acción.

Aquí, en este punto, es donde la libre voluntad y la elección
intervienen y también la Ley de Consecuencia. Los animales no son
responsables como nosotros; si un animal salta de una altura, se
produce un daño físico, y esto es toda su responsabilidad. Pero si
nosotros hiciéramos lo mismo provocaríamos semejantes resultados
físicos y además tendríamos una responsabilidad moral, porque nosotros
sabemos mejor que no debemos perjudicar innecesariamente el vehículo
físico. Así, pues, la ley de Consecuencia está ligada a cada acto del
ser humano después de haber éste alcanzado el estado de libre
albedrío. De un modo o de otro se nos comunicará cuándo hemos hecho
algo malo. Los pesares y dolores han sido los maestros que nos han
conducido por el buen camino, y a fin de que supiéramos a tiempo cómo
obrar bien se instituyó la ley de Consecuencia. En el arca, que
simbolizaba al ser humano, fueron colocadas las tablas de la ley, y
también el vaso con el maná. La palabra "maná" no significa pan del
cielo, sino el pensador, el Ego, que descendió de las esferas
superiores. En casi todos los idiomas tenemos la palabra "man". En
sánscrito, alemán, escandinavo, etc., y la raíz es la misma.

En el arca está el pensador, y éste es llevado de allá para acá en el
templo en el desierto durante el período presente de su evolución.
También está dentro de nosotros el poder espiritual simbolizado por la
vara de Aarón, la cual, como recordaremos, floreció cuando todas las
otras se quedaron estériles. Hay en cada uno de nosotros un poder
espiritual que se ha hecho latente durante el tiempo de nuestra
peregrinación por la materia, y es obligación nuestra la de despertar
este poder. Muchas veces hemos hablado de este poder espiritual, de
cómo su empleo trae bienes y bendiciones cuando es empleado como
Parsífal lo hizo, y de cómo trae pesares cuando se abusa de él, como
lo hizo Amfortas. Este poder espiritual está latente actualmente,
porque la humanidad, simbolizada por el arca en peregrinación, no se
ha puesto en condiciones para recibirlo. Somos demasiado egoístas y
tenemos que cultivar el altruismo antes de que se nos confíe la
guardia de tan maravilloso poder. San Pedro insiste mucho cuando habla
de los instructores que pudiesen presentarse entre nosotros, cuándo
habla de los falsos instructores y dice que mercantilizarán con
nosotros. Son éstos aquellos que dan lecciones de ciencia espiritual,
sobre todo de astrología al precio de cinco dólares, por ejemplo, cada
lección. Pero nosotros tenemos que recordar que no es dinero sino
méritos lo que vale para lograr el desarrollo espiritual, y que es
imposible iniciar a una persona en cosas espirituales mediante el pago
de dinero o de algo material. Así como es necesario el cargar la
pistola antes de apretar el gatillo y que se produzca la explosión,
igualmente es preciso que hayamos acumulado dentro de nosotros la
fuerza, el poder espiritual simbolizado por la vara de Aarón antes de
que podamos dar a este poder su empleo adecuado y legitimo. Y esta es
una de las grandes lecciones que se desprende de la historia del arca.
Si continuamos caminando y yendo de encarnación en encarnación, y si
no aprendemos alguna vez a obedecer la voz de Dios, a observar Sus
mandamientos y a vivir la buena vida, no podemos esperar el llegar a
la Ciudad de la Paz, sino que tendremos que contentarnos con
permanecer en la tierra de los pesares y de los dolores. ¿Y cómo
podremos entonces desarrollar nuestro poder espiritual? ¿Cuál es el
camino, la verdad y la vida?

En la gloriosa enseñanza de Cristo está indicado el triple camino. La
humanidad ordinaria en el mundo entero está bajo el mandato de la ley,
que obra sobre el cuerpo de deseos y le opone sus frenos. El pensador
está siempre incitado a reñir con la carne. Pero bajo el mandato de la
ley nadie puede salvarse. Hemos hablado también en nuestras enseñanzas
del cuerpo vital; este es el vehículo, como dijo San Pablo, de amor y
atracción. Si podemos vencer el lado pasional de nuestra naturaleza,
si podernos substraernos a las vibraciones inferiores del amor, si
podemos cultivar dentro de nosotros la pureza, y si podemos resistir a
la tentación como lo hizo Parsifal, y vivir una vida pura, entonces
cultivaremos diariamente dentro de nosotros un gran poder. Este es el
poder del amor, que se expresará en nuestras vidas en la forma de
servicios a los demás, y gradualmente aumentará tanto que será como la
pólvora en la pistola cargada. Entonces el Maestro vendrá a vernos y
enseñarnos cómo libertar el poder que hemos almacenado en nuestro ser
interior. Depende de nosotros mismos cuanto tiempo tengamos que
caminar por el desierto. Cada uno tiene dentro de si mismo el poder
latente que le ha de llevar a la Ciudad de la Paz, un sitio donde no
hay pesares ni dolores. Cada uno de nosotros tiene que ponerse en
camino alguna vez, y el primer paso es la purificación, porque sin la
vida pura no puede haber progreso espiritual: "No podéis servir a Dios
y a Mamón", se ha dicho. Pero "Mamón" es generalmente interpretado
como el oro del mundo. Sin embargo, un hombre puede ocuparse de su
negocio y cuidar de sus asuntos para el bien de todo el mundo, no en
interés propio, sino haciendo todo lo que puede para los demás, y así
no servirá a Mamón, por mucho dinero que acumule. Una persona puede
amar solamente a unos cuantos a su alrededor, pero existe un amor más
elevado que vuela irradiado de ella hacia los demás, no en su propio
circulo, el cual debe ser observado. Es preciso cumplir con todos los
deberes para que de este modo podamos aprovecharnos de las
oportunidades superiores a medida que se nos presenten.

Y de este modo tenemos que aprender nuestras lecciones de, servicio:
servir a la humanidad, a los animales, a nuestros hermanos inferiores
y al mundo entero. Estos servicios, y nada más, nos permitirán el
salir del "desierto". Se ha dicho que aquellos que eran los superiores
en el templo eran los que servían a los demás; y Cristo dijo: "El que
quiera ser el más grande entre vosotros, debe ser el servidor de
todos". Debemos todos esforzarnos para prestar este servicio. Con
buena voluntad será fácil hacerlo. Entonces algún día, en un porvenir
no muy lejano, oiremos aquella dulce voz, la voz del Maestro, que
llega a todos los que sirven y escuchan la voz de Dios --
http://groups.google.com/group/secreto-masonico
--- Sobre la Iniciación basada exclusivamente en el cristianismo ---
Mucho riesgo existe en darle matiz esotérico, tan solo en temas
basados en una selección gratita de textos sagrados, máxime cuando
estos son exclusivamente el A.T y el N.T, riesgo, que aun a pesar de
ello, no cambia el fondo de la exposición esotérica cristiana
semejante al Universal. --- El empleo de atributos y términos
religiosos que además, pueden ser de dudosa credibilidad hoy en día,
puede limitar la apertura cultural de muchos sujetos. ---

El primer riesgo, que veo en ciertas “interpretaciones” de prejuicio
religioso matriz, es el referente al tan manido ya tema de lo Ario,
extractado de la antroposofía y sociedades esotéricas tipo Thule, que
tanto ilusionaron a los nazis en su época (y, de raíz cristiana), y
afirmo lo de prejuicio, pues incluye por indirecta, un cierto concepto
como de posible superioridad, algo totalmente falso, y hoy por hoy,
gracias a Dios, ya superado y caduco

.. --- Aquellos conceptos de lo ario, fueron resultado de la ignorancia
de ciertos esoteristas, que no supieron ver la trascendencia de la
verdadera raza humana UNICA y diferente. --- Pues si no existe la
posibilidad de procreación entre razas distintas ¿Cómo se explicaría
que si la haya entre humanos?, confirmando así su verdadera dimensión
de Única y Variable, con lo que el término ARIO, es algo falaz, falso
y denigrante para todos los seres humanos, aun mas para los
librepensadores, y en especial para aquellos Lumbreras y Sabios,
precisamente en mayoría ¡No Arios! (?) Otro de los posibles errores
que encontramos en la interpretación esotérica, basada exclusivamente
en datos cristianos, es precisamente “esa limitación”, pues no está
allí, como jamás estuvo, “toda la Verdad”. --- Considero que un buen
esoterista, máxime si su procedencia es masónica, sufí, rosacruz,
etc., no debe olvidar nunca al resto de material esotérico y sagrado,
para no caer en estilos puramente políticos, de “interpretadores
eclesiásticos evangelistas, mas parecidos a vendedores ambulantes de
“su verdad”. ---

La verdad de Dios, o el Camino de Dios, es algo cuestionable en su
esencia, pues el Dios = Zeus representa realmente a un Politeísmo
Tridimensional, totalmente apartado de la Dimensión Profética
Abrahamánico Sinaítica, que precisamente San Pablo “Traicionó”, para
los gentiles, en contra del deseo del Profeta Jesús, convirtiéndolo en
algo tan absurdo como hombre – dios, para simplemente, sincretizar
para Roma, sus ritos junto a la decadencia Mitráica de la clase media
romana. ---

Un simple intento de Gobernar con facilidad un Imperio, con una sola
religión. Mas tarde el Emperador romano Constantino, se autoproclamó
El Mesías y el Vicario de Cristo (Y, curiosamente no era ni siquiera
cristiano), y coge el resultado del “invento” de esa nueva religión
“Católica” y la “impone” a Sangre y Fuego. ---

Por tanto, no debemos excluir de los temas esotéricos, a los
verdaderos seguidores de la Tradición Abrahamánico Sinaítica,
cristianos, sabeos, sufies, islámicos, San Juanistas y un largo etc.
---

Eh, incluso no podemos olvidar el Camino de Luz de otros Profetas
anteriores que siempre pregonaron la Unidad, desde sus doctrinas
diversas orientales y occidentales, muy contrarias por cierto, al
trinitarismo politeista de los católicos y sus ritos de sangre y
sacrificio. --- Creer en Dios, necesita de un matiz. ---

Personalmente, no creo ni quiero en Dios, pues su asociación con
Javhe, Jehová, Adonai, etc. Es para mi un Mito inventado por el
hombre, simplemente un Ser Antropomórfico, creado a imagen y
semejanza, para “dominar” y mandar, dirigiendo el control de la masa,
por el miedo, terror y amenaza. ---

No puedo creer en ese Ser Sangriento que pide sin parar, guerras y
sangre, siendo lo que realmente es, un Egregor ficticio, creado por el
propio ser humano. ---

Personalmente creo en la Profundidad de la Unidad, sin nombre ni
imagen, que se nos oculta tras los Velos de la Propia Creación, y de
la que somos sus directas emanaciones. ---

La historia de "la verdad" SABEMOS que es escrita por los que ganan.
¿Qué ganan? ¿Una COMÚN elaboración de UNA VERDAD? En ese caso
hubiésemos ganado TODOS por ser común. Quienes ganan, ganan SU verdad
con minúsculas, pues ha sido a lo largo de la historia, a fuerza de
imponerse por la fuerza y la MUERTE. La MUERTE nunca es demostrativa
de VERDAD. NUNCA el fin justifica los medios. Al contrario, quien ES
Divino Portador de La Verdad, SABE pues la VIVE Dentro de SI, y solo
puede sentir compasión por quienes aún no han logrado LLENARSE de
ELLA. SER ELLA. Además se SABE que a ELLA, SOLO se llega por VOLUNTAD
Y FE INDIVIDUAL, y que ellas nos conducen al AMOR. Jamás se podrá
IMPONER ninguna VEDRDAD VIVA, ya que para eso nos fue puesto en
nosotros el LIBRE ALBEDRÍO, para que nuestras elecciones LIBRES nos
hagan ENTERAMENTE RESPONSABLES de nuestras decisiones. SOLO ASI LIBRES
son válidas, pues no podremos presentarnos ante EL PADRE UNO
diciéndole hice esto pues así me ordenaron los que sabían. El
verdadero maestro solo SI LE PREGUNTAN, muestra SU dedo de SU camino,
o si es su intención DAR mensaje, lo dice al viento mostrando que ese
es SOLO SU DEDO.


No solo se peca por acción, si no también por omisión. La Sabiduría ES
en todos lados, solo es cuestión de no descalificar y SER atentos
buscadores, pues los caminos de EL SON infinitos, y EL ES y se vale de
TODAS SUS COSAS manifestadas, para enseñarnos. PROCESIÓN ---

Las palabras Secretas de Cristo---

En el Evangelio según Tomás se hace referencia a las palabras
secretas. «Si os dicen: ¿De dónde habéis nacido?, decidles: hemos
nacido de la luz, allí donde la luz ha nacido de si misma. Ella se ha
alzado y se ha revelado en su eikon (imagen)» (log. 50). En otra
parábola de este Evangelio leemos: «Cuando veis vuestra semejanza, os
alegráis, pero cuando veáis vuestras imágenes (eikon), producidas
antes que vosotros, que ni mueren ni se manifiestan, ¡cuan grande será
lo que soportareis!» (log. 84). Las imágenes (eikon), producidas antes
que vosotros, es el verdadero ser, la poderosa y divina presencia "Yo
Soy" sin principio ni fin. ---

La palabra griega eikon es la traducción exacta de la hebrea tselem,
‘imagen’, que aparece en el Génesis capítulo 1 versículo 27. Para G.
Scholem, gran especialista en cábala y tradición hebrea, tselem
correspondería a la daena iraniana. --- Según un fragmento maniqueo
llamado Turfan, el tercer día después de la muerte y la víspera antes
de atravesar el puente Cinvat, el alma del ser desencarnado ve
aparecer ante ella, semejante a una joven, a la daena, su imagen, o la
encarnación de su fe y de sus buenas acciones. El fiel es guiado por
ésta y luego, unido a ella, penetra en el Paraíso o conciencia
espiritual. ---

Y en el log. 106 del Evangelio según Tomás leemos: «Cuando hagáis de
dos uno, os volveréis hijo del hombre». Este uno, es el
‘solitario’ (monakos), semejante a Cristo, pues sólo a Cristo se le
denomina «hijo del Hombre». Esta conjunción de la dualidad entre la
carne y el espíritu es lograda por el ser al elegir subyugar las bajas
pasiones de su encarnación haciéndose "Uno" con su Creador logrando
ser su divina imagen y semejanza espiritual. ---

Comparémoslo con el log. 49 que dice: «Bienaventurados los solitarios
y los elegidos, pues encontraréis el Reino. Pues habéis (salido) de él
(y) de nuevo volveréis a él.» -----

Otra parábola del Evangelio según Tomás, que aparece sin embargo en
Mat. XIII, 45-46 nos dice: «El Reino es parecido a un comerciante que
tenía un fardo y que encontró una perla. Este comerciante era sabio:
vendió el fardo y compró la perla sola. Vosotros buscad también el
tesoro que no deja de permanecer allí donde la polilla no se acerca
para comer y donde el gusano no destruye» (log. 76). ---

Observemos que en la época, los comerciantes eran a menudo nómadas
que viajaban en caravanas. --- En la tradición Islámica y posiblemente
también en la hebrea, la caravana es un símbolo de peregrinación y
búsqueda interior. El fardo que tenía el comerciante es su
manifestación física, el legado de sus vivencias terrenales y sus años
de trabajo y servicio a su comunidad y le es dado al hombre como
premio cuando éste sale de Oriente, su patria o vientre materno, en
busca de la perla (el conocimiento trascendente que le revelara su
esencia espiritual de divina perfección).

--- La perla o el tesoro, que en el fondo son lo mismo, se encuentran
custodiados por una serpiente o un dragón, según la versión. La
serpiente o dragón son el símbolo de los enemigos internos que
mantienen al hombre en una incesante batalla entre la carne y el
espíritu --- El hombre debe buscar este tesoro como prioridad en su
vida, pero, al comer el alimento de los egipcios (el abuso de las
experiencias placenteras humanas y la lucha en su íntimo contra el
dragón o la serpiente), se olvida de ello, se pierde así mismo
olvidándose de su real naturaleza y de ser hijo del rey de reyes. ---

El log. 28 del Evangelio según Tomás nos dice: «Me he mantenido en
medio del mundo y me he revelado a ellos en la carne. Los he
encontrado a todos ebrios y no he encontrado a nadie entre ellos que
tuviera sed, y mi alma ha sentido pena por los hijos de los hombres,
pues están ciegos en su corazón». Esta parábola se refiere a la
ebriedad o sueño donde se ha colocado el hombre por el hecho de la
generación y de su venida al mundo material. En este plano físico se
encuentra vacío y dormitando en la materia, privado de toda conciencia
de sí mismo, de todo recuerdo de su verdadero origen y de su
naturaleza divina. En este hostil medio se debate, buscando en vano el
motivo de su existencia, pues no posee la sed de el conocimiento
trascendente que le es necesario para lograr su despertar espiritual y
de esta manera acceder a la comprensión de su situación presente y
lograr los medios para liberarse de la servidumbre carnal».

Quiero SACAR a pasear por las calles, estas PROFUNDÍSIMAS palabras,
que la humanidad posee a través de diversas fuentes, y el Círculo
Metafísico Argentino tiene de LIBRE acceso, en el Link que les
acompaño. ---

En esos tiempos, no le entendían los apóstoles ESTAS PALABRAS a su
Maestro. Hoy aún es muy difícil el incorporarlas vivamente en
nosotros, más si las leemos, tal vez si nuestra INTENCION es FUERTE,
nos "lleguen" algún día. ELLAS HABLAN también, como los versos
desparramados por los tiempos, que DONDE VERDADERAMENTE SOMOS, no es
en este "sueño", sino en el VERDADERO ESPÍRITU que JAMAS MUERE. ¿Que
es lo que muere de mi en cada vida que hasta ahora he "tenido"? Pues
tan solo los ropajes de mis distintos personajes que he venido a este
teatro, o película, a interpretarME, para verME y corregirME. ¿Cuándo
dejaré de "morirme"? Pues simplemente cuando ME haya visto,
comprendido y corregido, para no repetir los actos que me causaban
DOLOR POR EL ERROR como consecuencia. Hecho esto, podré retornar a MI
MISMO, o a la Casa de MI PADRE que YO SOY. Mi Padre y YO (en
MAYÚSCULA), UNO SOLO SOMOS, (PALABRAS de UN MAESTRO, que a igual que
nosotros, caminó por estos caminos y nos dejó su HUELLA). Tal vez
podamos equivocadamente imaginar, nuestro YO, al yo del mundo astral.
ESTAS PALABRAS hablan del UNICO Y VERDADERO YO, no de ningún
"fantasma", en el que hayamos "volado" con alguna técnica para
"salirnos" del yo físico. ESTAS SAGRADAS PALABRAS HABLAN del FINAL del
Camino, o de la obra, o de nuestra esta película. ALLI SI llegaremos a
LA catarsis de TODAS nuestras angustias de TODAS estas "TAN
existenciales vidas pero al fin solo sueños". En la película Matrix,
al igual que se manejan los dibujitos animados, colocándose censores
que "mueven" al dibujito, se podría imaginar algo mas parecido que
nuestros yo astrales. ESE SOY ES mi director subido en su alta silla,
que quiere terminar esta película inconsciente que nos es tan difícil
concientizar VERDADERAMENTE. Esperame YO que yo ya voy

.. -- 12 Al que salga vencedor lo haré columna del templo de mi Dios, y
ya no saldrá jamás de allí. Apocalipsis 3 Columna termino Masónico

http://groups.google.com/group/secreto-masonico
.