400 MIL DÓLARES OFRECIÓ PDVSA PARA DEFENSA DE ANTONINI .....:(



Demasiado poder
Cuatrocientos mil dólares habría ofrecido Pdvsa para la defensa de
Guido Antonini Wilson. La noticia llega al mismo tiempo que sabemos, por
el informe de estados financieros de la industria, que el aporte social
se redujo en 47% en el año de la cuenta y los costos y gastos
aumentaron en 44%.  El testigo que contó lo de la plata ofrecida, un
abogado venezolano que se declara culpable de haber actuado como agente
de nuestro gobierno en territorio norteamericano, dice que para todo se
entendía con el Director de Disip Henry Rangel Silva.

El jefe de la Disip, el de la DIM y el hasta hace días ministro del
Interior Rodríguez Chacín, tienen sus cuentas congeladas en Estados
Unidos bajo el pesado cargo de vínculos con las FARC y el
narcotráfico. El actual titular del MIJ Tarik El Aissami, los defiende
porque "son hombres probos", pero él también aparece en las
audiencias del juicio de Miami, lo mismo que el entonces Vicepresidente
Jorge Rodríguez.
También ha surgido que no fue una sino varias maletas las que viajaron
a Buenos Aires. Además de los $ 800.000 conocidos, otras no
descubiertas en la aduana sumaban un total cercano a los cinco millones.
Según los testigos, la plata la llevó hasta el avión el asistente
de Rafael Ramírez, ministro y presidente de la estatal. 
Gracias a los altos precios y a pesar de los graves problemas
gerenciales, las ganancias de Pdvsa aumentan en 961%. El Ministro de
Energía es el mismo Presidente de la empresa, la ejecución y el
control en una sola persona que sólo sigue directrices de otro ser
humano en el planeta tierra, el Presidente de la República. Demasiado
poder.
 
"No conozco a ese traidor"

El Presidente dice que no conoce a Antonini. En ese caso sería de los
pocos altos funcionarios en esa situación, porque el señor parece
conocidísimo en su gobierno. Un hombre de confianza. Tanto para
hacerlo partícipe de una misión tan delicada. Sin embargo, esta
semana, y luego de protestas de que él no se ocupa de eso, lo acusó
de "traidor y desgraciado" y declaró tener pruebas de que "el día
antes de ser detenido, Antonini intentó ingresar a Miraflores para
dejar evidencia de sus supuestos nexos con el Ejecutivo". Si "intentó"
fue que no logró, pero se sabe el propósito de su visita. En el
juicio hay evidencias de que a Antonini le habrían garantizado, en
nombre del gobierno venezolano, que no iría preso. Demasiado poder.
 
¿Y los demás poderes?

El juicio es en Miami. Aquí en Venezuela, de donde salió el dinero y
de donde son nacionales la mayoría de los pasajeros del avión,
varios de ellos funcionarios públicos, no hay causa judicial. Aunque
hay control de cambio y se supone que nadie puede portar tales
cantidades de divisas. Es ahora, qué casualidad, cuando comienzan a
librarse órdenes de captura.
Al contralor general le llama la atención que el juicio ocurra en
Florida, EEUU. Debería ser en Argentina, donde ocurrió el delito,
opina. En Argentina hay un proceso abierto, y el de Miami es por
presuntos hechos punibles acaecidos en su territorio, no por la maleta.
Pero al contralor no parece preocuparle el origen de los dólares,
cuando todo indica que serían fondos públicos. El funcionario es
leal al "proceso" y considera que defender al líder del mismo es su
tarea principal.
La Asamblea Nacional, órgano al cual incumbe el control político de
la administración, se ha negado siquiera a considerar una
investigación acerca del caso de la o las maletas. Lo considera una
maniobra contra el Presidente, y punto.
De eso habló José Manuel Vivancos, de Human Rights Watch, y lo
botaron del país el jueves 18.
 
Demasiado para cualquiera
Demasiado poder concentrado y personalizado, sin controles ni
equilibrios. El resultado es desorden, derroche y desprestigio para
Venezuela. La corrupción crece en los numerosos rincones oscuros de un
régimen con mucho más poder y mucho más dinero del que
razonablemente puede manejar.
Todos los caminos conducen a Chávez. El tiene la primera y la última
palabra, y en el medio pronuncia miles de palabras más. Tal poder
sería imprudente ponerlo en manos de cualquier persona. Si
tuviéramos un Presidente sensato, preparado, capaz, sobrio, sería
inconveniente atribuirle tal suma de poder. ¿Qué decir de alguien
que puede pelear simultáneamente con el gobierno de Washington, el
comandante militar de Bolivia, el Vaticano y la educación privada en
su propio país?
 
Y las ventiseis leyes?
Demasiado poder significa, también, más discrecionalidad, que es el
atajo hacia la arbitrariedad. El temor a la arbitrariedad gubernamental
trae desconfianza y ésta desinversión. Al invertirse menos
disminuyen la oferta de puestos de trabajo y la producción, con lo
cual aumentan el desempleo y los precios.
En la misma dirección de más poder para quien ya tiene más del que
puede manejar, apuntan las ventiseis leyes decretadas en la orilla de la
larga y ancha habilitación al Presidente. La tercera que pide y
obtiene, como cada vez que ha recibido el voto popular. Así fue en
1999, 2000 y 2007. Cada elección la interpreta el Presidente como un
mandato para aumentar su poder. Nunca le basta con el que tiene aunque,
obviamente, éste lo exceda.
Posibilidad de expropiar cualquier cosa, desde una fábrica hasta una
bodeguita. Posibilidad de sancionar por cualquier cosa, 22 delitos y 188
sanciones se establecen en las normas decretadas. Más centralismo, con
la designación de funcionarios por encima de gobernadores y alcaldes
electos. Más gasto público en más organismos y entes
gubernamentales sin control.
Demasiado poder. Para él, más de lo que puede administrar. Para
nosotros los venezolanos, más problemas.         
 
Esta semana, en los medios?
"Quizás el peor del mundo"
"EL RIESGO PAÍS DE VENEZUELA CASI TOCA LOS 1.000 PUNTOS"
En un mes pasó de 666 a 889 puntos. En una semana, el bono Global 27,
perdió 21%.
En Reporte, Diario de la Economía, Miércoles 17.9.08, p.1
Ramón Guillermo Aveledo
Globovisión Publicado el 19-09-2008
|

© Copyright 2008. Globovisión Tele C.A. Todos Los Derechos
Reservados

.