Hacer el pan



Hacer el pan
Miércoles, 04 de Julio de 2012 00:33
Escrito por Gladys Linares

Cuba actualidad, Lawton, La Habana, (PD) Antes de ir a buscar el pan, Rebeca llamó por teléfono para no dar el viaje por gusto.

Cuando se acercaba a la panadería, vio una colita y pensó que había sido engañada por la persona que le informó. Al llegar, sin embargo, una muchacha de la cola le explicó que todos ellos esperaban por el pan bueno, el recién sacado del horno.

Rebeca se preguntó qué pan “bueno” sería ese, que ella no lo conocía, y aunque sin mucha esperanza, pensó en hacer la cola. Pero cuando le preguntó a la empleada cuánto demoraría el pan, esta le respondió con desdén: “Si ya estuviera en el horno, le podría decir”.

Sin embargo, ese día aquel tendría que ser el sustituto del arroz y los frijoles en su mesa, como en la mayoría de los hogares en estos tiempos, ya que estos alimentos no son de fácil adquisición, no solo por sus elevados precios, sino porque se pierden del mercado.

Por lo tanto, sin dudar, Rebeca compró el pan que ya estaba en el mostrador: Una barra de diez pesos, dura de verdad, que al mirarla desilusionaba el apetito, con más arrugas en la corteza que un viejo de ochenta años, y sin grasa. Total, la única diferencia con el tal “bueno” sería la temperatura, porque ambos habían sido hechos por los mismos panaderos.

Cuando comenzaron a funcionar las panaderías de la Cadena Cubana del Pan, con sus modernos equipos y los recursos necesarios, y se hizo la propaganda de diferentes variedades de pan, como el de frutas o el de ajo y cebolla, los consumidores nos ilusionamos con esta perspectiva. Pero estas variedades se quedaron en los medios de difusión.

Será porque para este proyecto no se tuvo en cuenta el factor humano. Las instalaciones pueden ser muy modernas, con equipos de alta tecnología, pero los trabajadores siguen siendo los mismos, con las mismas necesidades económicas de la mayoría de los cubanos, las mismas familias que mantener.

Ante las protestas de la población por la pésima calidad del pan y la falta de variedades, en las panaderías de la Cadena Cubana la justificación es siempre la misma: “harina de mala calidad”, o bien, “la materia prima está defectuosa”.

Pero para quien sabe algo de pan, la razón es obviamente otra.

Para Cuba actualidad, gladyslinares42@xxxxxxxxx

http://primaveradigital.org/primavera/cuba-sociedad/sociedad/4506--hacer-el-pan-.html
.