Vueltas de tuerca



Fiscalidad

Vueltas de tuerca
Miguel A. García Puñales
Madrid 14-09-2011 - 9:42 am.

¿Cuánto pagan de impuesto los cubanos, y cómo se ha llegado hasta aquí?

El bombardeo propagandístico llevado a cabo por el régimen desde hace ya más de medio siglo ha terminado por distorsionar la historia y la realidad social del país. Precisamente, el actual "debate" sobre la posible exacción de impuestos sobre el salario transita por esos cauces.

Desde la llegada al poder por parte de Fidel Castro en enero de 1959, los pasos fundamentales del régimen se dirigieron a la monopolización estatal del poder económico. De ahí que, junto a las expropiaciones a los "cómplices de la dictadura batistiana" y la creación de los "centros de recuperación de bienes malversados", se procediera, el 13 de octubre de 1960, a la intervención total de la banca, so pretexto, entre otros, de "responder" al embargo comercial norteamericano instaurado en febrero de ese año.

Algo más tarde, en agosto de 1961, se emite la Ley 963 sobre el cambio de la moneda, que aparte de convertir la moneda nacional en papel mojado, despojó a todos los potenciales inversionistas nacionales —para que no "financiaran la contrarrevolución"— de toda su capacidad económica. Se mataron, así, dos pájaros de un tiro: primero, se disolvió la totalidad de las relaciones mercantiles a partir del valor del dinero; y segundo, se privó no sólo a los opositores, sino a toda la sociedad civil de sus medios de financiamiento.

Sin embargo, la mayor operación de disminución del salario real del trabajador cubano no llegó hasta 1962. Con el recrudecimiento del embargo, la crisis de los misiles y el incremento paroxístico del bombardeo mediático, pasó, sin recibir apenas importancia, la creación de los impuestos para el desarrollo de la industrialización (4%), a los que verbalmente se les irían agregando los de seguridad social, salud pública, educación y defensa, hasta arribar al actual "impuesto sobre la circulación y ventas", que grava todas las mercancías y servicios que oferta el Estado, salvo la exigua cuota normada.

En ese sentido, los discursos y peroratas en los más disímiles medios por parte de Fidel Castro, fueron tomados al pie de la letra como Ley, al punto que durante años en la Universidad de La Habana se enseñó en la Facultad de Derecho que "la palabra orientadora del Comandante en Jefe constituía fuente de derecho".

En cuanto al "impuesto sobre la circulación y ventas", en 2010 totalizó la cantidad de 13.462 millones de pesos, alrededor del 31% de todos los ingresos de la población, con la característica de no estar contenido en la actual ley tributaria (ley 73 de agosto de 1994).

El salario bruto, una 'traba burocrática' suprimida

Dos años después de la aplicación de los primeros impuestos sobre el salario, en 1964, se implantó en Cuba uno de los tantos desastrosos experimentos económico-sociales, el llamado Cálculo Presupuestario. No fue la primera ni la última de las improvisaciones, solo que esta vez la afectada resultó ser la propia estructura de gestión contable del país.

Con unas autoridades conscientes de que la función de empresario total de la economía nacional debía ser asumida por el Estado —la clásica fórmula Dinero-Mercancía-Dinero [D-M-D] a la que se refiere Marx en el tomo I de El Capital es aplicada en el caso cubano no por un empresario capitalista "sediento de ganancias", sino por la única empresa del país, es decir, el Estado—, se procede a suprimir las relaciones monetario-mercantiles entre empresas estatales.

A esto habría que añadirle, por otra parte, que muchos incrementos de los hoy astronómicos precios del "mercado libre" comenzaron nada más y nada menos que por ser contribuciones "temporales", como por ejemplo el aporte para los damnificados del ciclón Flora, allá por el lejano 1964, cuando se subieron los precios de los cigarrillos y la cerveza. ¿Habrá terminado ya en 2008 de ayudarse a los susodichos damnificados?

Ya en 1967, con la Ley 1213 del 7 de julio, acaban por suprimirse todas las "trabas burocráticas", reflejándose en la nómina de los trabajadores solo el salario neto, sin registro contable visible del salario bruto, pasando por arte de magia a convertirse en salario nominal. Con lo que hoy, la práctica totalidad de las generaciones de trabajadores en activo en la Isla desconocen los componentes ¡y descuentos! del salario nominal que perciben.

En una frase cubana en boga desde hace muchísimos años —"El Estado finge que me paga y yo finjo que trabajo"—, se reconoce explícitamente, por una parte, la miseria salarial a que es sometido el trabajador, y por otra, la bajísima productividad de la empleomanía nacional.

Si la plusvalía sigue siendo —según criterio marxista— "el nuevo valor creado del que no participa la clase trabajadora", entonces no es necesario dar más vueltas de hojas: todos los fondos de los que dispone el estado cubano provienen de la expropiación de aquella parte del fruto del trabajo del cual no da participación al trabajador, con el pretexto cansonamente argumentado de que es el Estado el que se encarga de redistribuir socialmente la plusvalía, a la cual, además, no se le llama por su nombre.

De esta forma, el trabajador cubano sólo sabe la cantidad neta que percibe, nunca cuánto se le retiene del salario bruto, cifra que llega a ser, en algunos casos, hasta del 40%. Y por supuesto, el trabajador cree que no paga impuestos.

El impuesto sobre los ingresos, una nueva vuelta de tuerca

Más de medio siglo de bloqueo informativo, doble moral y escapismo institucionalizado, conducirán sin duda a una nueva vuelta de tuerca en la ya gastada rosca que atenaza a los trabajadores cubanos, con la casi probable aplicación del "novísimo" impuesto sobre los ingresos.

Lo peor del caso es que cuando esto suceda, la única respuesta serán tres o cuatro chistes populares y dos o tres temas de reggaetón-protesta, mientras Raúl Castro se lamenta de la falta de compromiso laboral del pueblo, que no trabaja como debiera a partir de los sacrificios de la "generación del Moncada".

Por su parte, la prensa extranjera especulará acerca de si "las nuevas medidas" cambiarán, por fin, las cosas en Cuba.

http://www.ddcuba.com/cuba/6934-vueltas-de-tuerca


.



Relevant Pages

  • Re: Informacion Uruguay
    ... sabes cuanto es el salario minimo ... Sin embargo vas a escuchar muchas opiniones variadas y muchos ... los impuestos sobre el salario cuenta el equivalente de un mes de ...
    (soc.culture.uruguay)
  • Re: Impuesto a la renta
    ... En Espanya la declaracion de IRPF la puede hacer todo el mundo, ... que un asalariado que actualmente en Uruguay perciba 256 euros al mes ... IRPF (si bien elimina 14 impuestos menores y sustituye al IRP). ... que recibe cada mes su salario descontado de impuestos. ...
    (soc.culture.argentina)
  • Re: Impuesto a la renta
    ... siendo el 81.875 % restante el salario líquido que recibe en ... reciben en la mano y que muchos asalariados consideran que es su renta ... opinión al respecto, si bien la realidad de cada país es diferente, ... que recibe cada mes su salario descontado de impuestos. ...
    (soc.culture.argentina)
  • LOS CUBANOS NO PAGAN IMPUESTOS?
    ... ¿LOS CUBANOS NO PAGAN IMPUESTOS? ...
    (soc.culture.cuba)
  • Le expongo al pueblo verades, realidades basadas en numeros concretos, datos e informaciones irrefut
    ... Economía fuerte, ... incluyó el tema del salario y como será el nuevo poder adquisitivo del ... trabajador y su familia. ... Por ello alertamos casi un año atrás sobre la ilusión de los tres ...
    (soc.culture.venezuela)