Maquilas se van a Nicaragua porque el capitalismo no funciona en Honduras




Tegucigalpa. Radio La Primerísima / La Prensa (Honduras). | 9 marzo de
2011 |


En los últimos 20 meses han salido de Honduras 16 empresas
maquiladoras, informa este miércoles el diario La Prensa de Honduras.

El presidente de la Asociación Hondureña de Maquiladores, AHM, el
golpista Daniel Facussé, se queja de que las empresas emigraron hacia
El Salvador y, sobre todo a Nicaragua, en poco más de un año y medio.

AHM, representada por Facussé, es miembro del Consejo Hondureño de la
Empresa Privada (COHEP), autodefinido como el "brazo político-técnico"
del sector empresarial en Honduras, que el domingo 28 de junio de 2009
emitió un comunicado respaldando el golpe de estado y el gobierno de
facto en Honduras.

La razón principal de la huida de las maquilas del país, según el
dirigente empresarial-golpista, se debe a que Nicaragua tiene mano de
obra barata, como diciendo que los trabajadores hondureños no deberían
exigir mejores salarios y condiciones laborales.

“Nicaragua tiene el salario más bajo en Centroamérica, es la mitad del
salario de Honduras; las maquilas hondureñas pagan el salario más alto
en toda la región. 16 empresas que se han ido de Honduras hacia
Nicaragua y sabemos que la última se fue hace dos meses después del
último incremento al salario mínimo”, sostuvo Facussé.

La salida de esas 16 empresas, cuyo éxodo se cuenta desde el golpe del
28 de junio de 2009 (que La Prensa llama "crisis política"), han
dejado al país una pérdida de 12,000 empleos, aunque en otras
ocasiones los mismos maquileros han hablado de más plazas.

“En términos de mano de obra aproximadamente son 12,000 mil puestos de
trabajo que de Honduras se fueron hacia Nicaragua. La última empresa
que salió, en enero, dejó aproximadamente a 400 personas sin trabajo.
En ese país se instalan empresas todos los meses, pero en Honduras
no”, agregó.

El año pasado la industria había proyectado una recuperación en número
de empleos que habría sobrepasado los 18,000, afirma La Prensa.

Según el medio, la ruptura en las negociaciones del salario mínimo
entre empresarios y obreros preocupa a los maquiladores, porque
consideran que los inversionistas extranjeros se decidirán por países
que han mantenido su salario mínimo fijo por varios años.

Esto no es exactamente cierto en el caso de Nicaragua. Aquí, el
aumento de salario en ese sector entre 2006 e inicios de 2010 fue del
93,69%, pasando de 1,478.4 córodbas a un promedio de 3,500 córdobas
mensuales. En enero de 2010 se acordó un aumento del 8% que este año
se prolongó por tres años más.

La Prensa cita al analista económico y director de la AHM, Guillermo
Matamoros, que detalló otras razones para la emigración de la maquila
hondureña como los salarios más bajos y el tipo de cambio que maneja
cada país.

En el caso de Honduras, la industria está absorbiendo costos pero con
un tipo de cambio fijo, en cambio en los otros países como Nicaragua
juegan con incentivos, subsidios y esa política cambiaria, y eso les
da ventaja, dice el directivo.

“Además, Nicaragua tiene acceso a materias primas y tejidos de
cualquier parte y nosotros tenemos un régimen más duro. El Salvador
también ha sido consistente en el caso del salario mínimo y a las
empresas les permite programar a largo plazo. Igual México, se está
poniendo muy agresivo para atraer inversiones”.

Tal vez una razón que los empresarios golpistas hodureños no mencionan
es que tanto Nicaragua como El Salvador promueven un modelo de diálogo
con los sindicatos y los empresarios que hace que, efectivamente, los
problemas se puedan resolver tomando en cuenta los puntos de vista de
ambos sectores.

Nicaragua es un país que funciona. Por ejemplo, se amplía la
generación de energía, se mejoran las carreteras, la salud y la
educación son gratuitas, se subvencionan el transporte público, el
agua y la luz, etcétera - todas esas cosas fomentan la inversión. Todo
esto y muchas otras cosas más, en gran medida, gracias al ALBA del que
los golpistas hondureños reniegan.

Tal vez lo que sucede es que el "orden" que los golpistas hodureños
quisieron instaurar derrocando al presidente Manuel Zelaya,
persiguiendo a los sindicalistas, a los campesinos y a los periodistas
independientes y en general desmontando, en estos últimos 20 meses,
todo lo que los trabajadores y el pueblo habían logrado en términos de
derechos, no ha resultado sino en un caos que hace que ni siquiera el
mismo capitalismo pueda funcionar.




.



Relevant Pages