Orlando Bosch, autor intelectual de la voladura del avión cubano en Barbados, confesó que contó en 1971 con la activa complicidad del jefe de inteligencia de Pinochet, general Manuel Contreras, para el intento de asesinar a Fidel Castro en ChileEl tenebroso pediatra, cómplice de Luis Posada Carriles, relató el 16 de agosto último al diario La Vanguardia de Barcelona algunas de sus hazañas terroristas que "ahora se han vuelto malas". .



Bosch presume en Miami de sus
hazañas terroristas

Por Gabriel Molina

Orlando Bosch, autor intelectual de la voladura del avión cubano en
Barbados, confesó que contó en 1971 con la activa complicidad del
jefe de inteligencia de Pinochet, general Manuel Contreras, para el
intento de asesinar a Fidel Castro en Chile.

El tenebroso pediatra, cómplice de Luis Posada Carriles, relató el 16
de agosto último al diario La Vanguardia de Barcelona algunas de sus
hazañas terroristas que "ahora se han vuelto malas".

-Fuimos a Buenos Aires y a través del periodista Manuel Fuentes me
puse en contacto con la Triple A, la más poderosa organización
anticomunista de la época, y atentamos contra el embajador cubano.
Luego hicimos mil cosas...

"Bajo la presidencia de Salvador Allende, Fidel estuvo un mes en
Chile. Dos hombres de nuestro grupo fueron a este país con carnets de
periodista del canal de televisión venezolano Venevisión, Llevaban
una pistola del calibre 45 dentro de una cámara fotográfica. El plan
fue respaldado por el jefe de inteligencia chilena Manuel Contreras.
Sus agentes dijeron a nuestros hombres que se tirasen al suelo después
de disparar y que simularían que les detenían. Estaban a dos metros
de Castro.

-¿Qué pasó?, le preguntó el periodista Andy Robinson en Miami

-El que tenía que hacerlo, no disparó. ¡Por miedo!-

Bosch se ufanó también de cómo enviaron a los hermanos Novo a
España en 1992, con pasaportes falsos, también para intentar el
asesinato del presidente cubano.

Mientras Bosch reafirmaba su pasado terrorista, se conoció que en
Miami grupos de la extrema derecha -que todavía rumian su frustración
tras la reciente intervención quirúrgica del presidente Fidel
Castro-, están alentando planes contra la Cumbre del Movimiento de
países No Alineados (NO-AL), que tendrá lugar en La Habana en
septiembre próximo.

María Eugenia Cosculluela, señaló que representantes de dos grupos
acompañados de activistas cubanos y venezolanos, partirá
próximamente hacia Costa Rica, Nicaragua, Perú y República
Dominicana, para desarrollar una Campaña de apoyo para sus planes
contra la Cumbre de NOAL entre las delegaciones de esos países.

El actual presidente tico, Oscar Arias, mantuvo estrechas relaciones
con organizaciones radicadas en Miami y agentes de la CIA como Carlos
Alberto Montaner y Orlando Gutiérrez. En Costa Rica residen elementos
que han dado apoyo a terroristas como Luis Posada Carriles. Allí vive
el hijo de Huber Matos, quien huyó de Estados Unidos tras ser acusado
por un desfalco al Medicare.

La Vanguardia anota que Bosch estuvo encarcelado durante cinco años en
Estados Unidos por disparar una bazuka contra un buque polaco en el
puerto de Miami en 1968. Añade que "pasó siete años en una
prisión venezolana acusado de haber organizado el atentado contra el
vuelo Cubana 455 -el aparato estalló en el aire en la costa de
Barbados- en octubre de 1976 y causó la muerte de 73 pasajeros...
Bosch fue puesto en libertad en 1987 y perdonado por el presidente
Bush" (padre).

Bosch pretende que la CIA y la Fundación Nacional Cubano Americana
participaron en esos planes sólo en determinados períodos.

Indirectamente reconoció su participación en la voladura del avión
de Cubana con 73 pasajeros a bordo, al responder: "para mí es un
blanco de guerra. Hay muchas cosas que no puedo decir. Pero eran
acciones de guerra...Habíamos acordado en Santo Domingo (cuando se
formó el grupo Comando de Organizaciones Revolucionarios en 1976) que
todo lo que salga de Cuba para darle gloria a Fidel tenía que correr
el mismo riesgo que los que combatimos la tiranía".

Interrogado sobre la actualidad en Cuba, afirma que no puede hacerse
nada "por la represión inmensa. Lo único que se puede hacer es
pintar algún letrero". No especificó si se refería a los pintados
en la Sección de Intereses de Estados Unidos, en el Malecón de La
Habana, Pero recuerda que hace unos 10 años "hubo atentados en
hoteles de la Habana".

-Eso lo hizo Luis Posada. Pagó a un salvadoreño. A un
centroamericano. Con el hambre que tienen, le das 100 dólares y hacen
cualquier cosa... Éste entró en Cuba, llevaba el material en un
televisor. Puso tres bombas, una en un hotel que mató a un italiano;
otra en la Bodeguita del Medio.

Bosch admitió que presentaron los atentados como realizados por
miembros del ejercito de Cuba "para hacer propaganda".

-Pero, hoy en día es difícil encontrar a alguien dispuesto a hacer
algo... Mandamos un tipo allí. En vez de ir para allá fue a Santo
Domingo a reunirse con una puta. Hoy en día eso está muy mal.

-¿Qué le parece que le llamen terrorista?-, preguntó Robinson.

-Desde el 11-S la palabra terrorista se ha vuelto mala. Pero los
estadounidenses están matando a miles de mujeres y niños en Iraq.
Echando flores a Fidel no se hace nada.

También reconoció que ha atentado contra buques españoles: -Sí, en
1968. Teníamos once hombres rana. Estos fueron los que minaron el
barco Santurce. En Miami, los cubanos estábamos muy bravos con
España... Porque España estaba entrando en Cuba con los Meliá,
levantando hoteles, etcétera".

Respondiendo a si volvería a hacer lo que ha hecho, terminó sus
palabras diciendo: -Todo lo habría hecho igual.

.



Relevant Pages